UNA CARNICERÍA DE PAPEL Y TIJERAS

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Alexis Mabry trastoca el imaginario gringo de los libros infantiles de antaño y los convierte en una carnicería de colores, sangre y comedia

El concepto de “Americana” suele referirse a ciertos elementos identitarios de la cultura estadounidense, consecuentemente las ideas que rodean este concepto exaltan la nostalgia por aquél pasado conservador y patriota de los años 40 y 50, lleno de historias edificantes y niños rubios. Alexis Mabry redescubrió este mundo, transformándolo con los elementos de violencia y morbo que tanto escondían en aquél entonces:

“Comencé usando libros infantiles después de que visité una asombrosa tienda de chucherías. Tenían una sección de libros pequeña, pero estaban regalando todos los textos, así que comencé a hojear uno por uno. Me topé con un libro de niños que era de los 60’s y eso realmente tocó una fibra en mí ¡Todas las ilustraciones me parecieron tan terroríficas y paliduchas que ni siquiera tenía que hacerlas más atemorizantes! Así que sólo les corté sus cabezas.”

A pesar de que su obra puede leerse como un asalto al imaginario valórico de la época, Mabry dice que lo suyo es mera reinterpretación.

“En realidad, no hay una crítica en lo que hago es solo un comentario de los viejos ideales a la Americana. Es toda su bondad e inocencia, contrastada con el horror y el gore, mezclado con humor. Crecí viendo películas de horror clase B de los 80’s y 90’s. Mis favoritas eran esas gore con efectos especiales malos (pero increíbles) que incluían el uso de sangre falsa y escenas de muerte híper exageradas. En lo que respecta a mi trabajo de ahora, pienso que las películas tienen una influencia indirecta que no es tan obvia. Espero”

Si su sadismo los motiva, no se olviden de visitar el Instagram de Alexis 😉