“Aguja” de Rodrigo Orto

Acaba de llegar a nuestras oficinas extra-dimensionales un extraño manuscrito de tortura y deseo que compartimos en nuestra edición de cuentos 2017

Era la sensación de una aguja rozándote la mejilla

Solo que esta vez no tan solo la mejilla

Y era mucho más grande que una aguja

Fffuhhhhh fuuuhhhhhhh fuuuhhhhhhhhh zzzzzzzzzzzzz

Pasaba, volvía, Pasaba, volvía

Se sentía cada vez más cerca

Todo era sensación

Mis ojos estaban vendados hace semanas

Era extraño, bueno aún más

Otro gritaría hasta retorcer las entrañas

Hasta que los jugos gástricos revolotearan por su garganta

Pero solo sentía la caricia, el aire rosar mi cuerpo, un suave beso de metal

fuuuuhhhhhhhh hhhhhhhhhhhhhhhhhhhh fuuuuuhhhhhhhhhhhhhhhhh

 

Debe ser que mis nervios descansan retorcidos en su inutilidad

Solo espero que ese roce se convierta en un fuerte contacto

Uno que saque todo de mí

Uno que exteriorice todo de mí

Uno que haga fluir en torrentes mi espesa y oscura savia

Pasa, vuelve, pasa y vuelve a pasar

hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

fuuuuhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Comienzo a sentir

Una sensación placentera comienza a embriagarme

Está cada vez más cerca

Ya puedo sentir lentamente el dolor, sentir

 Un poco de la carne de mi abdomen se desprende, poco a poco, pasada a pasada

Pasa, se desliza y se devuelve, el metal

gggrhhhhhhhhh hhhhhhhhhh shhhhhhhhhh gggrhhhhhhhhhh

 

Es inevitable, me encuentro atado de manos y pies

Como si de algo sirvieran mis extremidades mutiladas

gggrhhhhhhhhh hhhhhhhhhh

Siento como mi ombligo se desprende de golpe, como una raíz, la piel erizada, placer

ssjjjjhhhhhhhhhhhh jhhhhhhhhhhhhhhh

Pasa, teñida de rojo, vuelve aún más

El próximo será el definitivo

Craaaaffthhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh hhhhhhhhh

 

Mi cuerpo fluye como un torrente que arrastra basura y liquido acumulado

Una punzada en mi cerebro, demasiada fuerte, opaca mi placer, lo pierdo

Se va

Lo que resta de uno de mis brazos, se libera, logra moverse unos centímetros

Acarician mis costillas e intestinos

Nunca antes tan cerca

La puntada comienza a apagarse, como también mi dolor, mi placer,

Se va

Se v

S

V

hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…