Una fiebre colorida

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los diseños de Marco Tóxico llevan recorriendo el mundo desde hace rato. El pulso de sus desafiantes líneas crea un lenguaje tan moderno como disconforme.

La Paz fue el punto de partida para este artista boliviano, cuyo arte ha pasado por las aduanas de Alemania, Argentina, Kazajstán, Brasil, Bélgica y Francia.

Sus diseños y caricaturas cumplen con todas las expectativas anunciadas por el seudónimo que escogió. Son mutaciones extravagantes, coloridas y por sobre todo retratan la quintaesencia del imaginario latinoamericano, donde la grotesca realidad trastoca el corazón de la espiritualidad indígena.

Usando una cuerda y dos vasos de plástico, La Horca logró hacer contacto a larga distancia con el artista.  Durante el intercambio logramos nuestro cometido de revista papel cuché y desmenuzamos algunos de los conceptos que trabaja este gran autor latinoamericano.

¿Cómo fueron tus inicios como artista?

Mira, yo siempre fui un coleccionista de comics desde chico. Creo que la historieta es, junto al cine, el arte que más ha influido en vida. Estudié diseño gráfico pero lo dejé y me pasé a la carrera de artes, donde estuve cuatro años y me especialicé en grabado.  Creo que es ahí donde comencé a encontrar el camino que sigo hasta ahora.

En relación a tus referentes ¿qué estilo, movimiento o artistas son tus favoritos?

Dependiendo de la época van cambiando mucho. En general creo que me gustan un montón los artistas de comix underground desde los 60s hasta los 90s y los grabadores mexicanos, empezando por el genio de José Guadalupe Posada. Creo que esas son las influencias más grandes que tuve en mi vida.

¿Artistas en general? Charles Burns, Suehiro Maruo, Stephane Blanquet, Fernando Vallejo, Mario Santiago Papasquiaro, Leopoldo Maria Panero, Alejandro Jodorowsky, Carlos Reygadas, Takashi Miike, Albert Plá, Arturo Meza, Leonard Cohen. Montones más.

“los gráficos, al ser tan inmediatos, tienen otro tipo de recepción en el público”.

Cómo es la interacción con las personas que siguen tu arte?

Yo me enganché torpemente en la movida de los blogs el 2005 y desde ahí he tratado de estar constante en redes sociales porque es algo que ha favorecido mucho a la difusión de mi trabajo. De hecho, la gran mayoría de mis contactos de trabajo vienen de ahí. Entonces claro, estoy constantemente hablando con un montón de personas y recibiendo opiniones, criticas, bromas, insultos, no sé, de todo en mis redes sociales. Es algo bastante cómodo para mí porque siento que es un lugar maravilloso para lo gráfico. Quizás si fuera escritor y habría un montón de gente opinando cualquier cosa de lo que hago, sin leer bien ni digerir lo que hago, estaría maldiciendo. Pero los gráficos, al ser algo tan inmediato de apreciar (u odiar) tienen otro tipo de recepción en el público.

En “Hijo de Perro” abordas la cotidianeidad y la sociedad que te rodea de forma poética, con un cierto minimalismo ¿Cómo llegaste a dar con esa combinación?

Muchas gracias por lo que dices de esa historia. Era un encargo de un periódico acá que querían tener una página de historietas en su suplemento dominical. “Hijo de Perro” continuaba un cierto estilo de historieta autobiográfica e intimista que yo venía haciendo en el blog Historietas Reales. En realidad, que intentaba hacer, porque creo que nunca logré hacer bien lo que tenía en mente.

¿Cómo fue tu experiencia elaborando “Porqué soy un gordo imbécil”?

Esa historia fue pensada desde el inicio para el blog Historietas Reales. Trataba de hacer algo de humor riéndome un poco de mi mismo y de lo que me ocurría esa época. Viéndolas ahora, creo que hay mas páginas bobas que graciosas, pero me gusta, creo que va con el título de la serie.

¿Hay límites para reírse de sí mismo o toda experiencia sirve de material?

Yo creo que los límites se los pone uno mismo. Y obviamente toda experiencia sirve. Creo que más que nada la pregunta que debemos hacernos es ¿se está entendiendo lo que decimos? o ¿estamos divagando sobre cosas que nadie más entiende?

¿Cuánto de ficción hay en la realidad que muestras o cuánto de verdad hay en el material de ficción que elaboras? ¿Siempre combinas estos elementos o buscas mantener una línea divisoria?

Cuando hacía páginas de humor para Historietas Reales trataba de rescatar anécdotas reales y darles un poco de coherencia para que pudieran ser contadas de una manera graciosa. No siempre lo conseguía y hay muchas páginas que son simplemente bobas.

Me parece que en el tipo de historias que hice después, alejadas del humor y mas “serias” por así decirlo, me aleje más de la “realidad” como tal y traté de explicar qué cosas me pasaban por la cabeza en los distintos momentos. Desde ese momento trabajo así mis historias.

“Ir a una fiesta llena de calaveras humanas te cambia la visión de las cosas”.

¿Cuáles son los elementos folclóricos de América Latina o de Bolivia que más te inspiran?

La forma de relacionarnos con la muerte, desde luego. La fuerza que tiene la figura de la calavera, desde México hasta Bolivia, es impresionante. Ir a una fiesta llena de calaveras humanas (como es el Día de Ñatitas acá en la ciudad de La Paz) es definitivamente una experiencia que te cambia la visión de las cosas.

¿Qué nos puedes decir de los elementos monstruosos que sueles elegir siempre?

Creo que es algo que se ha dado de forma natural por las influencias que tuve. La historieta underground está llena de referencias y personajes delirantes, emergidos de las sobredosis de todo tipo. Y por otro lado el grabado siempre ha sido un espacio para que lo sórdido y monstruoso cobre vida. Con esas dos cosas en la cabeza creo que fue imposible no seguir el mismo camino.

Evo Morales es un personaje que sueles retratar en tus ilustraciones,¿Has pensado en algún proyecto que sea 100% de sátira política?

No tanto. Me gusta retratar todo tipo de cosas y personajes. Si Evo Morales aparece de vez en cuando, es porque me dan ganas de dibujarlo y darle un poco de palo (que se lo merece, en realidad me gustaría darle más palo aun)

¿Cuáles son tus proyectos más próximos? ¿Qué cosas te están llenando de motivación este último tiempo?

Ahora mismo voy a sacar un libro nuevo: “Basura”, un libro de formato pequeño con 160 páginas de ilustraciones mías. Voy a tratar de moverlo y presentarlo por toda Bolivia y, si puedo, en un par de lugares fuera del país.

Por otro lado, desde el 2014 saco un libro de historietas por año, es algo así como un reto personal que me puse. Asi que ando planeando un libro nuevo de historietas para la segunda mitad de este año. Veamos qué tal sale.