La música de Krzysztof Penderecki que cala los huesos

El autor polaco Krzysztof Penderecki compuso una serie de sinfonías modernas tan salvajes e intimidantes que aún sigue siendo la inspiración de grandes directores de cine. Esta es la historia de cómo Hollywood descubrió sus extrañas composiciones.

Después de una dura crisis, Hollywood tuvo la obligación de renovarse durante los años 70’s. Los ostentosos escenarios y las historias conservadoras ya no funcionaban en un contexto de crisis económica o de emancipación sexual.  Por eso es que la industria se vio obligada a abrir sus cloacas, y dejar que entrasen talentos como el de William Friedkin.

Después de una silenciosa carrera en televisión, Friedkin logró el éxito rotundo con “Contacto en Francia”, filme que rindió los principales estudios a sus pies. Entre ellos Warner Bros, quienes le asignaron la adaptación fílmica de “El Exorcista”, una exitosa novela de William Blatty: ”

the-essentials-the-5-best-william-friedkin-films
William Friedkin

Una vez concluida la infame filmación, Friedkin se encontró con el desafío de musicalizar la sinfonía de horror que había obtenido en cámara. Para ello, el estudio sugirió utilizar el talento de Lalo Schifrin, célebre compositor argentino, autor de la melodía de Misión Imposible y responsable de musicalizar otras producciones icónicas como “Harry El Sucio”.

Friedkin le encomendó a Schifrin la poco pretenciosa tarea de crear una melodía “que no pareciera música” y el músico se esmeró en lograr algo parecido. De hecho, su composición se utilizó en una escandalosa proyección privada que provocó pavor y vómitos en la audiencia. No obstante, a Friedkin no le gustó como se oía el trabajo y según fuentes de la época, terminó arrojando las cintas a la calle.

El objetivo declarado de Krzysztof Penderecki, como un auto-consciente vanguardista de 1960 era “liberar el sonido más allá de toda tradición”.

Sin un compositor exclusivo y con la presión de los estudios encima. Friedkin y otros integrantes de la producción se pusieron de cabeza a buscar piezas que acompañasen dignamente la película. Fue en ese entonces que el equipo descubrió las primeras creaciones de Krzysztof Penderecki, un compositor polaco que estaba construyendo su trayectoria en base a la deconstrucción melódica: el sueño de Friedkin se había cumplido. Así fue como el cineasta condensó ciertos momentos de la pieza “Polymorphia” para imprimir una atmósfera realmente demoníaca.

Sólo unos años después, Stanley Kubrick (quien no era extraño al avant garde) utilizó el trabajo de Penderecki en “El Resplandor” con bastante más amplitud

El objetivo declarado de Krzysztof Penderecki, como un auto-consciente vanguardista de 1960 era “liberar el sonido más allá de toda tradición”. Ese espíritu llamó la atención de otros transgresores como David Lynch, quien utilizó las obras de Penderecki en títulos como “Corazón Salvaje”, “Inland Empire” y más recientemente en uno de los episodios de la última temporada de Twin Peaks.

La deconstrucción musical

Un aspecto escencial en la liberación musical de Penderecki es el impacto visual de sus resultados, o los materiales físicos que se utilizan para reproducir piezas como Fluorescencias o Treno a las víctimas de Hiroshima. En su cometido, Penderecki alcanzó un nuevo lenguaje visual de la notación para comunicar nuevas técnicas y sonidos. Por ello es que los primeros trabajos del compositor suenan extrañísimos al lado de cualquier composición tradicional.

Irónicamente, Penderecki cree que sus “malévolas” creaciones de los años 60 son aberraciones de su juventud. Desde mediados de 1970, su música ha vuelto a la tradición que antes rechazaba. Como él ha dicho: “tardé en darme cuenta que esta novedad (de la vanguardia), esta experimentación y la especulación formal es algo más destructivo que constructivo.” Ahora Penderecki escribe sinfonías, conciertos y obras sacras de romanticismo grandilocuente. Pero siguen siendo sus primeras piezas las más impactantes y gracias a su uso cinematográfico, los reinos oscuros y primigenios de nuestra imaginación tienen voz y voto en el cine.