La caótica disciplina de Bacon

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Conocido por su estilo visceral, instintivo y figurativo, el pintor británico Francis Bacon ocultaba en la intimidad un desastroso panorama, que en realidad era su propia definición de orden y disciplina.

Michael Peppiatt tenía 21 años cuando conoció a Bacon en 1963, en ese entonces se encontraba escribiendo un artículo para la revista estudiantil Cambridge Opinion dedicada al arte moderno en Gran Bretaña. A pesar de la diferencia de edad (Bacon estaba entonces en sus cincuenta) los dos entablaron una amistad y se vieron con regularidad durante los próximos 29 años, hasta la muerte de Bacon. Gracias a una entrevista reciente, Peppiat, dilucidó la rutina del célebre pintor y los pormenores que rodeaban la producción de sus obras.

Bacon se levantaba muy temprano, por lo general con la primera luz, incluso si llegaba a casa tarde y borracho, porque le gustaba ponerse en marcha a la primera oportunidad posible.

A veces no sentía ganas de trabajar, y daba vueltas un rato, pero si lo hacía, iría directamente a una imagen. Solía decir: “Si va a funcionar, por lo general funciona de inmediato, o nunca”. Trabajaba rápidamente, por lo que a menudo se las arregló para terminar un cuadro en pocas sesiones.Kichen

Comenzaba el día con un té fuerte. Hacía una muy buena taza, por lo general para luchar contra la resaca. Era una persona muy disciplinada. Decía: “hay que ser disciplinado en todo; sobre todo en la frivolidad “.

Tenía una casa de caballerizas en South Kensington, donde vivió y trabajó durante los últimos 30 años de su vida. Consistía en dos habitaciones con un cuarto de baño y una cocina en el medio. Tenía su cama en la sala de estar y la otra habitación era su estudio, de esa forma sólo había un camino recto desde donde dormía.

Procesa4Su estudio era muy, muy caótico, con cúmulos en el suelo de treinta centímetros de libros, fotos, trapos, pinceles, pintura, suéteres y calcetines viejos en el suelo . Parecían los efectos de una bomba, pero, de hecho, mucho del desorden era parte de su banco de fotos. Tenía tantas imágenes y a veces yo no entendía qué de especial había en las fotos escogidas, pero obviamente él había visto algo. Tuve la suerte de entrar en un par de ocasiones en que quería mostrarme una nueva pintura o yo lo estaba ayudando a buscar algo. No lo recuerdo con olor a aceite de linaza y aguarrás (era asmático y tiene que haber tomado ciertas precauciones para cuidar sus pulmones). Más que nada recuerdo el choque visual que me produjo su lugar de trabajo.

Era un caos ordenado. Creo que él sabía vagamente donde estaban las cosas, pero a menudo se le perdían imágenes, ropa, libros, y en una ocasión que estábamos apostando se quedó sin efectivo. Comenzó a agitar unos botes de pintura seca, hasta que uno de ellos escupió una chorrera de billetes.

Procsa5Trataba sus paredes como una paleta enorme. Había marcas de pintura por todos lados y encima de la puerta, también. Fue en parte para probar colores, y también para limpiar su pincel. La habitación estaba iluminada por un tragaluz, que no era especialmente brillante , y una pequeña ventana hacia el norte. La mayoría del tiempo usaba la luz de una poderosa bombilla que colgaba en su estudio y que no daba sombra.

Era un espacio pequeño; estrecho con techos bajos y muy concurrido. Tenía dificultades para sacar o entrar los grandes cuadros. Por lo general trabajaba en un cuadro a la vez, con la excepción de los trípticos, que los alineaba contra la pared – de otra forma era imposible poner tres caballetes uno junto al otro en esa habitación.

Siempre estaba impecable cuando salía, con un traje recién planchado y sin rastro de pintura. Creo que era bastante cuidado para diferenciar. Hizo énfasis en no dejar que la gente entrara en su estudio cuando estaba trabajando. Para Bacon, la pintura era una actividad muy solitaria. Trabajaba en bata o con un viejo par de pantalones y un suéter .

baconphotographedin1962byjohndeakinNunca escuchaba música cuando trabajaba, ya que sólo se quería concentrar en pintar. Nunca escuchaba música mientras estaba trabajando , ya que sólo quería centrarse en la pintura. Pero fuera de eso, le gustaban las cosas como Edith Piaf y otros cantantes , como Nat King Cole.

Trabajaba hasta el mediodía , hasta que salía y tomaba su primera copa de champán. O bien se iba para Soho y se encontraba con conocidos, o hacía una cita para almorzar adecuadamente. Luego descansaba durante la tarde y en la noche salía de bar en bar. A veces regresaba borracho y pensaba que tendría la solución a un problema con una pintura, pero si comenzaba a pintar cuando estaba así era un desastre.

Encontraba inspiración en todas partes. A partir de su propia vida, sus experiencias. La mayoría de sus pinturas eran sobre sexo, amor, y sobre sus amigos. También se basó en las tragedias griegas y los poemas de Yeats y Eliot , también en otros pintores- Velásquez es su inspiración más famosa, pero también Picasso, y la fotografía y el cine .Era un hombre profundamente culto, cultivado. Él veía y sentía; combinó ver y sentir en imágenes.

Acabar pinturas siempre fue difícil para él. Muy a menudo su galería tenía una furgoneta esperando abajo para llevarse una pintura antes de que la interviniera demasiado. A veces había que retirar la tela húmeda del estudio. A veces quería una pintura de vuelta porque no estaba contento con el resultado, creo que aprendió con el tiempo sobre el peligro de manipular demasiado una pieza y perder todo lo que había conseguido.lightbulboverhead_edited

Él sufría una especie de bloqueo a veces. No se trataba sólo de llevar sus cuadros a cabo-creo que era un pintor con fluidez- pero también tendía a pintar en ráfagas. Lo recuerdo siendo un poco incoherente a veces, debido a que la pintura no iba bien, o algo pasaba con su vida, pero tuvo distintos altos y bajos. La incoherencia fue una de las cosas que le atrajeron de la pintura, sin embargo, a veces funcionaba y a veces lo llevaba a un punto muerto. Él lo aceptaba. Sabía por experiencia que, con un poco de suerte, las cosas se calmarían y podría comenzar a trabajar de nuevo.

Sólo dormía durante un par de horas por la noche. Los que habían estado bebiendo con él estarían en cuclillas debajo de la almohada, preguntándose cómo hacer frente a la jornada. No sé cómo lo lograba- tal vez con la disciplina suficiente, uno puede. Era notable de esa manera.

Fuente “The Telegraph”