Las bebidas alcohólicas preferidas por 7 grandes autores

En el arduo camino hacia la grandeza, rellenar el estanque de ideas no viene nada de mal, especialmente cuando las palabras no aparecen. Ya lo saben titanes como Wilde o Fitzgerald, quienes no ocultaban su predilección por ciertos brebajes que ayudaron a sacar sus mejores pasajes. Aquí te mostramos la debilidad alcohólica de cada uno

F.Scott Fitzgerald: Gin Rickey

gallery-1432927024-gettyimages-55749328

El autor de clásicos como El Gran Gatsby y El Curioso Caso de Benjamín Button, se inclinaba por el sigilo pues el gin no se detecta fácilmente en el aliento. De su secreto amor por los cócteles, alguna vez dijo: “primero tomas un trago, después el trago toma un trago y después el trago te toma a tí”.

Oscar Wilde: Absenta

Wilde

El famoso autor irlandés veneraba el absenta, pero a la vez pregonaba que su consumo se hiciera con cautela: “después de la primera copa de absenta vez las cosas como desearías que fueren. Después de la segunda, vez las cosas como no lo son. Finalmente, vez las cosas como son realmente y eso es lo más horrible del mundo”

William Faulkner: Mint Julep

Faulkner

El poeta y novelista no sólo guardaba un nobel en su estantería, también siempre disponía del fiel julepe de menta, como todo distinguido sureño gringo.

Ernest Hemingway: Mojito

Hemingway

El dato quizás no sea ninguna sorpresa, debido a la biografía de este aventurero. Lo que si podría resultar interesante es que Hemingway también tenía sus antros preferidos, tal como consigna un rayado suyo en una de las murallas del bar cubano La Bodeguita del Medio, que por cierto, hizo famoso al lugar: “mi mojito en La Bodeguita. Mi daiquiri en El Floridita”.

Edgar Allan Poe: Brandy Eggnog

Poe

El maestro se sentaba a escribir su macabro legado junto a un buen Brandy Eggnog. La familia de Poe incluso tenía su propia receta, que era transmitida generación por generación. Ahora se hizo pública, y la puedes encontrar en el siguiente enlace.

Truman Capote: Vodka Naranja

Capote

Así es. Por lo tanto, un brebaje obligatorio en las escuelas de periodismo. Exija el suyo antes y después de cada clase  ¡Su futura proyección laboral ya no será un problema!

Jack Kerouac: Margarita

Kerouac

Durante sus constantes viajes y borracheras, Kerouac adquirió esta debilidad en sus ebrias incursiones hacia la tierra azteca. Y cómo culparlo.