Pasolini y Ezra Pound: un encuentro entre dos revolucionarios

“Id a los que tienen una lujuria exquisita,
id a aquellos cuyos deseos exquisitos son frustrados,
id como una plaga contra el aburrimiento del mundo;
id con vuestro filo contra esto,
reforzad los sutiles cordones,
traed confianza a las algas y tentáculos del alma”.

extracto del poema “Encargo”, Ezra Pound

Pier Paolo Pasolini fue un poeta, novelista, dramaturgo, lingüista, periodista y director de cine, pero sobre todo con un ojo fino y original. Observador, narrador y testigo de la sociedad italiana, sus transformaciones, y sus cambios.

Pier Paolo Pasolini todavía joven y visiblemente emocionado en el otoño de 1967 se reúne por primera vez, en Venecia con el poeta norteamericano Ezra Pound.

La ocasión es mucho más que una simple entrevista: es un acontecimiento histórico. No solo por el mundo de la literatura y la poesía, sino también en la vida de dos intelectuales.

Por un lado, Ezra Pound, ya viejo y cansado, aparentemente indiferente al peso de la vida y vicisitudes por las que, a partir de la experiencia de detención en la cárcel psiquiátrica de St. Elizabeth de Washington, de los cargos de traición contra su país, Estados Unidos, para apoyar al régimen fascista. En el otro lado, se encuentra sentado el escritor y director Pasolini, que en aquellos años, finalmente comenzó a disfrutar de los frutos de su trabajo que captaba la sensibilidad, el coraje, la claridad de su expresivo estilo narrativo. Ya que al principio fue criticado y maltratado, por exponer abiertamente una sátira y burla de una Italia hasta hace poco completamente desprevenida.

Aquí no solo se encuentran dos figuras revolucionarias, aunque idealmente antitéticos, sino que dos poetas un tanto incomprendidos. Dos  forasteros, dos personas poco convencionales para la época, que dejaron una herencia macabramente exquisita.

 Pasolini re dibuja y adopta una re interpretación de rara intensidad y completamente conmovedora.