Las performances artísticas más impactantes de todos los tiempos

En este ranking de arrojo y flagelo, el único lienzo en juego es el cuerpo. La Horca recopiló algunos de estos impactantes momentos.

El holandés errante

amos and bas

Como parte de su performance “En la búsqueda de lo milagroso”, el holandés Bas Jan Ander zarpó el año 1975 desde el cabo cod (península al oriente de EE.UU) en una pequeña barca para cruzar el atlántico. La obra era una especie de periplo, que comenzó en tierra firme, con una exposición fotográfica de los escenarios más insípidos de Los Ángeles. La idea era mostrar el viaje del artista hacia algo más profundo que carreteras y comida rápida.  Jan Ander mantuvo contacto por radio durante tres semanas hasta que perdió la comunicación. Su bote roto y vacío apareció 10 meses después, a 150 millas de la costa irlandesa. El cadáver del autor nunca fue hallado.

Marina y la estrella de fuego

En 1974 la serbia Marina Abramovic quiso evocar la energía del dolor corporal extremo. Esta idea se llamó “Ritmo 5” y consistía en incendiar una gran estrella de cinco puntas. Mientras esta figura ardía,  Marina cortó sus uñas y cabello para alimentar el fuego. Acto seguido, se lanzó atravesando las llamas hasta el centro de la estrella. La artista no sabía que el fuego había consumido todo el oxígeno, por lo que se desvaneció asfixiada. Algunos espectadores distinguieron el incidente entre el abundante humo. Por suerte la artista pudo ser rescatada antes que su cuerpo fuese alcanzado por las llamas.

Atravesado por las balas y los clavos

o-CHRIS-BURDEN-facebook

En 1971, Chris Burden apareció con una obra muy simple, donde un amigo le disparaba un balazo en el brazo. Con la guerra de Vietnam encima y las protestas en las calles, Burden encontró el pretexto artístico perfecto para llevar a cabo esta peligrosa performance. Después de su recuperación,  volvió a la controversia apenas pudo, siendo “crucificado” en el techo de un Volkswagen

El masturbador secreto

1972_Seedbed_04 copie

En su performance “Seedbed” de 1972 Vito Acconci construyó un piso falso en una galería de Nueva York y se escondió debajo de ella. Mientras los visitantes caminaban sobre esta superficie, oían la voz del artista saliendo de unos parlantes. Por sus gemidos, el público oía al artista fantasear con los miembros de la audiencia, masturbándose desde el anonimato. Según el creador, este acto pretendía evocar la paranoia que provocó la era Nixon en EE.UU.

El mito de la castración

Se dice que Rudolf Schwarzkogler falleció cortando su propio pene, en uno de los actos artísticos más extremos jamás registrados. Si bien los trabajos de este artista vienés incluyen imágenes de castración, todas estas fotos son comprobadamente falsas. En realidad Schwarzkogler murió al caer desde una ventana. Pero el evento demoró en esclarecerse y en 1970 la revista Newsweek aprovechó los rumores para publicar un artículo infundado sobre la muerte del artista. Por eso el mito persiste y su fama exagerada también.

Bisturí de pincel

OrlanA

En la “Reencarnación de San Orlan”, proyecto que comenzó en 1990, la artista francés Orlan se modificó a si misma, a al pasar por una serie de operaciones. A través de la cirugía plástica,  Orlan alcanzó una apariencia completamente distinta, basada en ciertos cánones de belleza occidental como la Mona Lisa y la Venus de Boticcelli. “Mi trabajo es una lucha contra lo innato, lo inexorable, lo programado, el ADN ¡Y Dios!”, declaró.

Yoko reducida a harapos

Ono_cut2

“Cut Piece”, fue una temprana pieza de feminismo artístico, llevada a cabo en 1964. La obra tenía por protagonista a Yoko Ono, sentada en el suelo, con un par de tijeras a su lado. La audiencia era invitada a acercarse  y cortar cualquier pedazo de su ropa. Esta acción comenzó amablemente, pero después se convirtió en algo amenazante, cuando su ropa fue reducida a harapos y ella quedó cubriéndose con los sobrante de su ropa interior.

Un baño de sangre

96-aktion-03

El movimiento accionista de Viena fue breve, pero ciertamente violento. A finales de los años 50, Hermann Nitsch desarrolló el concepto de la Orgen Mysterien Theater (Teatro de Orgías y Misterios), una especie de proyecto en el que las ideas de Nitsch se fundían para dar lugar a “acciones” colectivas donde se exploraban las raíces y la fuerza del ritualismo antiguo. Los actos usualmente involucraban sacrificios de animales, llevados a cabo por muchedumbres de jóvenes bañados en sangre. El último ritual orgiástico ocurrió el año 1998, en la privacidad del castillo que posee Nitsch.

Sabor a testículos

El año 2012, el artista japonés Mao Sugiyama extirpó sus genitales mediante una operación quirúrgica para revindicar los derechos de las personas asexuales. Después de mantener su escroto, pene y testículos refrigerados, los cocinó y los sirvió condimentados con champiñones y perejil. Bon apetit.