Fascinante colección de tatuajes de prisioneros conservados en formaldehído (FOTOS)

635649038

En un salón de la Universidad Jagiellonian, de Cracovia, yace una particular colección de tatuajes: no se trata de los diseños, sino de los tatuajes mismos. Pedazos de piel de prisioneros polacos, cortada del cuerpo luego de la muerte, fueron conservados en formaldehído para preservarlos de la destrucción.

Al igual que con esta colección de fotos de tatuajes de presos rusos, la colección polaca ha sido desbrozada e interpretada como producto cultural, como “signos emblemáticos” o “códigos criminales secretos“, pero lo cierto es que interpelan al observador de muchas formas, inscritos para siempre en la piel de quien los llevó: memento mori.

60 jarrones de vidrio fueron fotografiados por Katarzyna Mirczak, artista que muestra la fascinación por los especímenes de arte corporal y sus extremos mecanismos de conservación. Lo infantil de los trazos es también muestra de la precariedad con que los presos llevaban a cabo estas intervenciones artísticas sobre el cuerpo de sus compañeros: navajas o punzones eran mezclados con carbón, tinta, orina y jabón para producir estos dibujos, que a menudo podían acarrear infecciones en la piel por las condiciones sépticas de las prisiones polacas.

4131252482 4181419828 4041654512 4032113751 3980247370 3781686236 209073639 635649038 1273162167 1814007630 2957619663


 

[Vía Pijama Surf]

Etiquetado con: