El arte en los títulos cinematográficos

Los créditos iniciales pueden ser un buen motivo para adelantar una película, pero en numerosos filmes, estos segmentos son anexos de arte visual y sonoro. En los mejores casos, la escena de títulos introductorios en un filme es el equivalente a la “obertura” en la ópera, o sea la pieza introductoria que dicta la pauta del grueso de la obra.

Existe el consenso de que Saul Bass fue el padre de los títulos en las películas. Nació en el Bronx (1920), estudió diseño gráfico y de casualidad llegó al cine en el momento preciso.

Saul_Bass

Saul Bass

Consolidó su fama como artista con un sencillo debut en la película The Man With The Golden Arm. Esta colaboración le trajo tal reconocimiento que pronto fue contactado para trabajar bajo las directrices del gran Alfred Hitchcock.

En aquella época las estrellas se habían alineado en torno a Hitchcock, ya que el enorme talento de Bass se complementaba perfectamente con las magistrales composiciones sonoras de Bernard Hermann. Fue así como nacieron algunas de las mejores escenas de títulos que el cine haya visto en toda su historia.

El estilo visual de Saul Bass era revolucionario para la  época, pues sus trabajos perseguían un esteticismo económico y simple, donde se distinguía una maestría en el uso de colores y movimientos. En estas obras se puede palpar una pauta deliberada, aunque simple en intención y a ratos inconsciente.

Estos trabajos aún persisten como obras de arte con valor propio. Aquí algunas muestras:

The Man With The Golden Arm

Psycho

Vertigo

Spartacus

North by Northwest

Durante el ocaso de su vida, Bass colaboró con otro director que había alcanzado la cúspide del éxito: Martin Scorsese (ambos se admiraban mutuamente).  Aquella alianza perduró hasta el final de los días de este gran artista visual.

Goodfellas

Cape Fear

Casino

El impacto de Noé

El director franco-argentino Gaspar Noé diseña él mismo los clips que abren sus películas, y con grandiosos resultados. Tal es el caso de su controversial filme, Irreversible:

Ve la secuencia de títulos en Irreversible

Detrás de esta secuencia hay una apelación monumental ejecutada con inteligencia. Los sonidos pulsantes, las letras centellantes y una edición hecha con navaja, entregan un mensaje clave al espectador. Uno sabe que algo profundo y estremecedor está a punto de ocurrir. La música incluye silencios emplazados de forma estratégica, mientras los títulos pestañean en la pantalla con letras al revés, haciendo una analogía de la narrativa inversa que tiene el filme.

Este clip por sí solo, es una muestra de lo que puede hacerse con los recursos más simples. El resultado final es una pieza que evoca un clima atemorizante, con matices que recuerdan a las películas de Hitchcock. Pero el mensaje subterráneo y consciente es más terrible que lo visto durante la época dorada de Hollywood.

Años más tarde, Noé volvería con Enter The Void, un proyecto mucho más ambicioso. La secuencia de títulos era igualmente colosal:

“Sin duda es la mejor escena de títulos del año… Tal vez la mejor escena de la década. Una de las mejores en la historia del cine”. -Quentin Tarantino.

La película trata sobre un joven dealer canadiense que muere asesinado en Japón, y vuelve como fantasma para cuidar de su joven hermana. Somos testigos de su experiencia a través de un viaje espiritual por las colosales calles de Tokio.

El lenguaje visual de la película está fuertemente inspirado en lo que hemos venido a asociar con el uso de drogas, acentuando en los colores psicodélicos y los vaivenes de volumen. Aquella visión se extiende hasta esta secuencia.

Gaspar Noé concibe el cine como una experiencia física. Para provocar una reacción visceral en la audiencia, creó una secuencia pulsante con efectos estroboscópicos, donde el espectador es bombardeado por créditos que evocan la tipografía de los anuncios nipones y las luces de neón, tan típicas de las noches en Tokio.

Menciones honrosas: Cronenberg y Fincher

Aparte de tener en común el primer nombre, David Cronenberg y David Fincher, no tienen mucho en común. No son diseñadores y sus estilos de dirección son radicalmente distintos.  Pero lo que sí comparten es un tremendo ojo a la hora de escoger las secuencias que abren sus películas.

A continuación, una selección de las mejores oberturas en las películas de Cronenberg:

Dead Ringers

Crash

The Dead Zone

Spider

Y un puñado de los mejores títulos escogidos por David Fincher:

Se7en

Fight Club

Ve la secuencia de títulos en Fight Club aquí (HD)

Panic Room