Boterosutra: la diferencia entre lo erótico y lo pornográfico

boterosutra_03

La historia de lo erótico dicta una diferencia casi inexistente entre pornografía y erotismo, en este género se dice que la pornografía es la descripción pura y simple de los placeres carnales; el erotismo es la misma descripción revalorizada, en función de una idea del amor o de la vida social. Todo aquello que es erótico es necesariamente pornográfico por añadidura. Se cree que es mucho más importante distinguir entre lo erótico y lo obsceno.

[Colectivo cultural]

Partiendo de la idea que el sexo representa una unión divina, entonces resulta ajeno a toda concepción obscena, pues hacer el amor es el arte de jugar el uno con el otro, descubrir cuáles son los puntos más sensibles de la pareja con la finalidad de que sienta placer y siempre tenga en cuenta cuál es la diferencia entre ambos.

Fernando Botero cree que el arte se ha hecho originariamente para dar placer y que la belleza es una meta del arte, en la que hoy existe una distorsión: “Parece que el arte que da placer es sospechoso, cualquiera diría que el arte se hace para fastidiar a los demás y que la obra debe ser fea. Se ha producido un divorcio entre el artista y la sociedad”. La terrible consecuencia es “que el arte se ha hecho aburridísimo. Y cuando uno va a las grandes exposiciones de lo que podríamos llamar, entre comillas, la vanguardia, es un aburrimiento mortal. Y viene la indiferencia”.

Botero

Botero se caracteriza por pintar personajes con sobrepeso, esto, ha afirmado el colombiano, lo hace como una manera de dotar de volumen su trabajo, el que a través de curvas se vuelve, automáticamente, en un trabajo sensual.

Inició a experimentar con la acuarela a los 16 años, pero no fue hasta los 81 que decidió pintar escenas de sexo. Con su nueva serie: Boterosutra, conformada por tres esculturas y 70 dibujos, el artista colombiano ha decidido pintar un tema que no hizo antes porque tenía la idea de que “el erotismo podía distraer del fin artístico”.

boterosutra-de-fernando

En Boterosutra el artista rescata la idea de hacer el amor: el juego de un hombre y una mujer en distintas posiciones. Aunque el tema del erotismo ha sido una constante en la historia del arte, Botero eligió hacer su propia versión: “El arte es hacer el mismo tema pero en forma distinta”.

El erotismo y la sensualidad son algo muy parecido; son casi sinónimos. La pornografía es distinto, el propósito es excitar con una imagen o un texto. En el erotismo hay delicadeza, sugestión, se mantiene en ese momento en que está más interesado en la imagen, en el texto o en el arte.

boterosutra

En su obra el erotismo es todo aquello que vuelve la carne deseable, la muestra en su esplendor o florecimiento, inspira una impresión de salud, de belleza, de juego placentero.

Boterosutra rechaza la obscenidad, pues ésta devalúa la carne, la asocia con la suciedad, las imperfecciones, los chistes escatológicos y las palabras sucias.

boterosutra-en-proceso