Nueva York contado por Jack Kerouac

 

jack-kerouac-tune-radio

Lonesome Traveler es la biografía de Nueva York contada por el escritor beatnik, Jack Kerouac.

La ciudad de Nueva York es una de las más grandes musas de la literatura norteamericana Frank O’Hara describió sus calles sucias, Gay Talese se maravilló con el orden social de sus gatos, Paul Auster, Truman Capote, John Dos Passos, Sylvia Plath y Anaïs Nin también se suman a la fascinación por la Gran Manzana.

Lonesome Traveler es una cartografía emocional de Manhattan. Es una narración fascinante del pulso de la ciudad, con personajes de los diarios de viaje de Kerouac, escritos en su característica prosa de estilo espontáneo.

Kerouac comienza el capítulo con una amorosa descripción de su madre, extraña, por tratarse de un beatnik:

“Mi madre vivía sola en un pequeño apartamento en Jamaica, Long Island, trabajaba en la fábrica de zapatos, esperaba a que yo llegara a casa para que la acompañara y la llevara al Radio City una vez al mes. Siempre tenía un dormitorio listo y sábanas limpias para mí. Era un alivio después de haber dormido en sleepingbags, catres y tierra al lado de las vías del tren. Era otra de muchas oportunidades que mi madre me dio de por vida; quedarme en casa a escribir.

“Siempre le di lo que quedaba de mi sueldo. Me establecí para tener siestas dulces y prolongadas, meditar todo el día en la casa, escribir y caminar alrededor del viejo Manhattan, que se encontraba a un viaje de media hora en el subway. Vagué por las calles, los puentes, Times Square, cafeterías, veía a todos mis amigos beatnik y vagaba junto con ellos, tenía aventuras amorosas con chicas en the Village, hacía todo con esa alegría desmedida de cuando regresabas a Nueva York.”

En este texto Kerouac ofrece un tour guiado por los beatniks de Nueva York. Escribe sobre los lugares más icónicos para los habitantes de Manhattan y también sobre los lugares turísticos y se refiere a ambos con el mismo cinismo:

“Mis amigos y yo, en la ciudad de Nueva York teníamos nuestra manera especial de divertirnos sin tener que gastar mucho dinero y lo más importante, sin ser frenados por formalidades, tales como pasar una velada en un baile. No teníamos que saludar a nadie y no teníamos que hacer ninguna cita. Nos dejábamos llevar como si fuéramos niños, íbamos a las fiestas y le decíamos a todo lo que habíamos estado haciendo y la gente pensaba que estábamos actuando. Decían: “Mira a los beatniks”.

“Qué hace ahí el Times Square. Podría disfrutarlo. ¿Acaso tienen un Times Square en Marte? ¿Qué haría el Blob en Times Square?”

En Lonesome Traveler, Kerouac nos lleva a la médula de la ciudad de Nueva York  desde su perspectiva beatnik y nos recuerda la importancia que ha tenido esta urbe como caldo de cultivo del arte, contándonos historias como su paso por el legendario East Village, en donde visitó a leyendas del jazz como Thelonious Monk  y Lester Young.

[Thewow]