Libros infantiles para no dormir

-“Creo que la atracción a las películas de horror en la infancia… comienza con Disney” .Joe Dante (Director de “Los Gremlins”)

Joe Dante quizás se referiría a ejemplos como este:

En la película animada Pinocho (1940) hay una escena en la cual el muñeco prueba alcohol junto a un amigo. En esta parte, aparecen ambos niños pasándola bien, hasta que se dan cuenta que deben pagar un precio por divertirse. Pinocho observa detenidamente a su compañero y se da cuenta que unas orejas le saltan por entre la cabellera, mientras una cola se asoma desde su trasero. El chico también se da cuenta de estos cambios. Desesperado, se cuelga del muñeco , suplicando ayuda. Sus extremidades se retuercen extrañamente y se transforman en pezuñas. El chico retrocede aterrorizado. La cámara muestra la silueta del niño, quien parece experimentar una súbita fractura en la columna que lo obliga a encovarse.

El niño grita de dolor y pronto los chillidos del pequeño suenan como el rebuzne de un burro lunático. Se ha transformado completamente.

El animal (que aún tiene ropa de niño) cocea rompiendo los cristales y la mueblería de la habitación donde se encuentran.

Pinocho se esconde detrás de una silla, muerto de miedo.

Eso era un fragmento perturbador del clásico largometraje animado de Disney.  Si bien la película es antigua, los horrores en la infancia son aún más viejos: mitos y figuras que aparecen en la noche tienen eco en la adultez desde que el mundo es mundo.

La niñez está acentuada por los sustos. En esta etapa somos criaturas frágiles, dependemos de otros, y todo parece ser más grande que nosotros mismos.  Por si fuera poco, la imaginación vuela en cada rincón demasiado antiguo, o donde simplemente no hay luz.

Esta vez, en la  Biblioteca de Santiago, nos hemos topado con un par de títulos infantiles que ejercen la misma fuerza terrorífica e incluso la llevan más allá,  con escenas de violencia explícita e imágenes lúgubres.  Está de más decir que el trabajo es de altísima calidad, y que si no fuera por la consoladora “moralidad” detrás de cada historia, o por el hecho de saber que son libros para niños, estos textos serían para mearse de susto.

Los libros que presentaremos son dos, el primero es  “El cuarto prohibido de Itziar Ezquieta”. Con ilustraciones minimalistas y macabras, la historia oculta una aparente crueldad que evoluciona y desaparece con la culminación del final.  Este texto esta completo. Léalo y véalo.

El segundo, es un extracto del libro “Greta la loca de Geert de Kockere y Carll Cneut”, texto que se origina a partir del cuadro Dulle Griet de Pieter Brueghel “el viejo”Este es un horripilante paisaje renacentista, lleno de visiones poderosamente oscuras y surrealistas. El relato en particular,  es un libro de niños hecho para aterrorizar adultos.

Magnífico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.